Menú Cerrar

El 2020 no había comenzado en forma y ya el mundo hablaba del coronavirus, la contagiosa enfermedad que se originó en la provincia china de Hubei y que amenazaba en expandirse por el planeta hasta convertirse en una pandemia. 

La amenaza no tardó en materializarse: el miércoles 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud  declaró que el covid-19 “puede declararse como pandemia”, según anunció su director, Tedros Adhanom.

Los casos confirmados de contagios empezaron a crecer de manera exponencial, así como la preocupación de un planeta que se enfrentaba a una enfermedad que no solo amenazaba la salud de las personas, sino que además cargaba de estrés a la economía mundial, que de inmediato comenzó a sentir los efectos del coronavirus.

En las crisis el ser humano deja ver su mejor y peor lado. Así, en las redes sociales encontramos a personas peleando en un supermercado por rollos de papel higiénico, como a barrios enteros que aplauden desde los balcones a los profesionales de la salud, héroes silenciosos de esta coyuntura. Dos caras de una moneda que sigue dando vueltas en el aire.

 

Y es que justamente el nivel de estrés que genera la crisis es altísimo. La industria también siente esa carga y, al igual que las personas, se comporta de diferente manera para hacerle frente a la pandemia y delinear su futuro, porque hay que dejar en claro que a pesar de lo difícil de la situación, el mundo y sus industrias saldrán al otro lado del túnel; algunos, por supuesto, más fortalecidos que el otro.

Este especial busca, precisamente, pintar el panorama de cómo las diversas industrias de América Latina están haciendo frente al coronavirus. Ejemplos y casos de éxito, buenas prácticas empresariales, alternativas para que los negocios operen en medio de la crisis y los retos que encararán las organizaciones, son algunos de los contenidos que ponemos a su disposición para que usted y su empresa tengan mayor claridad en la hoja de ruta que deben transitar en medio de esta tormenta.

Selecciona el tema al que te gustaría navegar:

PLÁSTICOS DE UN SOLO USO TOMAN
FUERZA NUEVAMENTE A RAÍZ DEL CORONAVIRUS

Pese a las regulaciones que hay en el mundo para reducir el uso del plástico, el impacto del
COVID-19 ha hecho que los consumidores busquen alternativas para mantener la inocuidad.

En un informe publicado por BloombergNEF, se asegura que las preocupaciones en torno a la
higiene de los alimentos debido al COVID-19 podrían aumentar la demanda de los envases de
plástico, lo que retrocede algunos de los primeros avances para mantener al margen los plásticos
de un solo uso.

Recordemos que Francia a partir del 1 de enero prohibió los platos, los vasos y los cubiertos de
plástico de un solo uso, Inglaterra difunde restricciones a los pitillos y los mezcladores de plástico a
partir de abril y Nueva York y Ciudad de México se unieron con otras ciudades del mundo para
prohibir la distribución de bolsas de plástico en las tiendas minoristas desde este año.

Empresas como Coca-Cola Co, que produce al alrededor de 117.000 millones de botellas de
plástico cada año, estableció objetivos para reducir su dependencia de los envases de plástico. Así
como también Starbucks Corp tomó medidas y prohibió temporalmente a sus clientes traer tazas
de café reutilizables. Algunas de estas medidas ya están siendo cuestionadas.

Tony Radoszewski, jefe de la Asociación de la Industria del Plástico en Estados Unidos, afirmó en
un comunicado para finales de febrero que "la industria mundial del plástico está lista para ayudar
a autoridades y defensores de la salud pública a asegurarse de que nuestros materiales y
productos estén en la primera línea de la lucha contra la propagación del coronavirus".

Los fabricantes de plástico, que según estudios realizados para la ACC por Franklin Associates en
2018, afirman que sus productos son realmente una bendición para la sostenibilidad en general, a
pesar de los problemas existentes para su acopio y reciclaje. Los envases de plástico desempeñan
un papel en la reducción del desperdicio de alimentos, ya que extienden la vida útil de los
productos frescos de días a más de una semana.

Los precios bajos del petróleo hacen ver que se podría fabricar mucho plástico aún más barato a
largo plazo, aunque expertos afirman que es demasiado pronto para saber con certeza si el
COVID-19 está afectando la demanda de plástico en general. Como resultado, los ingresos de la
industria serían estables o incluso mayores en medio de una fuerte recesión económica.

CRISIS DEL COVID-19 CAMBIA LA VISIÓN
DE LOS PLÁSTICOS DE UN SOLO USO

Ante la crisis del COVID-19 y la preocupación que ha generado su propagación, las empresas están abandonando sus políticas ecológicas y volviendo a adoptar los plásticos de un solo uso como medida de protección.

El coronavirus que ha dejado más de 216.000 casos de contagio en 168 países ha puesto en vilo a todas las industrias. Sin embargo, ante la crisis, algunas empresas están considerando medidas que benefician los plásticos de un solo uso ya que garantizan la protección de los clientes.

Por ejemplo, Starbucks tardó una semana, luego de que se reportara el primer caso de COVID-19 en Estados Unidos, para prohibirle a sus clientes que llevaran a las tiendas tazas de café reutilizables.

Los activistas en contra de los plásticos, que habían alcanzado grandes prohibiciones durante este 2020, como la meta de Coca-Cola para la reducción de plástico o la eliminación de platos, vasos y cubiertos de este material en Francia, se encuentran confundidos desde la propagación de este virus.

Al respecto, un nuevo informe publicado por Bloomberg NEF reportó que, al menos a corto plazo, los temores de los oponentes de los plásticos podrían ser válidos. "Las preocupaciones en torno a la higiene de los alimentos debido a COVID-19 podrían aumentar la intensidad de los envases de plástico, deshaciendo algunos de los primeros avances realizados por las empresas".

Durante los próximos meses, los picos de demanda de plásticos de un solo uso se elevarán considerablemente. 

Aunque los grupos de plásticos, como la Asociación de la Industria del Plástico y el Consejo Americano de Química (ACC) han defendido sus productos durante mucho tiempo, es ahora cuando podrán resaltar las cualidades de sus productos para desarrollar artículos de protección médica como los guantes quirúrgicos de un solo uso, las jeringas, las plumas de insulina, los tubos intravenosos y los catéteres.

Cabe resaltar que a pesar de que estos plásticos son difíciles de reciclar, desempeñan un papel importante en la industria médica y en la reducción del desperdicio de alimentos al extender la vida útil de los productos frescos de días a más de una semana. 

Además, un estudio publicado en el Journal of Hospital Infection concluyó que aunque el virus detrás de COVID-19 puede sobrevivir durante nueve días en superficies de plástico a temperatura ambiente, muchos productos de este material que se pueden desechar después de un uso parecen ser las opciones más seguras.

Prohibir plástico de un solo uso ayuda a propagar virus: estudios

John Tierney, del City Journal, ha defendido que las bolsas de plástico de un solo uso no son la amenaza que los activistas ambientales afirman que son, sino al contrario son más seguras que las reutilizables.

Según sus argumentos, algunos estudios han determinado que la prohibición de bolsas de plástico de un solo uso ayuda a propagar la infección, lo cual es relevante si tenemos en cuenta la crisis sanitaria que atraviesa el mundo a raíz del COVID-19.

“Los investigadores han estado advirtiendo durante años sobre los riesgos de que bolsas reutilizables propaguen enfermedades virales y bacterianas mortales, pero los funcionarios públicos han ignorado sus preocupaciones, decididos a eliminar las bolsas de un solo uso y otros productos plásticos a pesar de sus obvias ventajas en la reducción de la propagación de patógenos". John Tierney, editor colaborador de City Journal.

El virus COVID-19 es solo uno de los muchos patógenos que los compradores pueden transmitir a menos que laven las bolsas regularmente, lo que pocas personas hacen.

Tierney también cita un estudio realizado por la Universidad de Arizona en supermercados en Arizona y California, el cual encontró contaminación significativa en bolsas reutilizables, pero ninguna en bolsas de plástico de un solo uso. 

El coronavirus, aunque ha representado una gran crisis de salud pública, puede representar una oportunidad para derrumbar mitos sobre la utilización de bolsas y empaques plásticos de un solo uso, y resaltar los beneficios que implican para la protección de la salud de las personas.

“ES IMPORTANTE VALORAR LO QUE SIGNIFICAN
LOS PLÁSTICOS EN UNA SITUACIÓN COMO LA ACTUAL”

En entrevista  con Tecnología del Plástico, Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos, destaca el papel que están jugando los plásticos en garantizar la inocuidad de la cadena de suministro. Resalta también la necesidad de proteger la actividad económica para evitar una crisis peor. 

Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos. Cortesía Acoplásticos.

Tecnología del Plástico: ¿Cómo ve Acoplásticos la situación actual y qué le espera a la industria plástica en las próximas semanas? 

Daniel Mitchell: Sin duda es un reto grande que tenemos, como personas y también como sector. En Acoplásticos hemos identificado tres líneas para trabajar: la primera, obviamente, cuidarnos y evitar la propagación del virus. Esto lo podemos hacer en nuestras casas pero también en las plantas. Segundo, mantener la actividad económica, que no se convierta la crisis de salud en una crisis social y económica con unas consecuencias complejas. Y tercero, mantener el abastecimiento de algunos productos esenciales dentro de los cuales los plásticos son fundamentales. 

Hemos identificado dos grupos de productos en el caso de los plásticos: unos plásticos que están dentro de las líneas esenciales de abastecimiento, como pueden ser empaques de alimentos, empaques para productos de aseo o empaques para productos farmacéuticos, todos los artículos o insumos del sector médico, como guantes según de látex, también batas para los médicos, jeringas o los instrumentos médicos que son fabricados a partir de materiales plásticos y también por ejemplo los productos desechables que están siendo demandados más fuertemente. Este es el primer grupo de productos, son productos de alta demanda hoy en día y el reto es logístico, para poder abastecer los mercados. 

Existe otro grupo de productos en los que quizá en las próximas semanas o meses podremos observar una situación de caída, no sabemos exactamente en qué proporciones pero una caída en el consumo, como pueden ser plásticos para la construcción, plásticos para el sector automotriz; dependiendo de cómo se desenlace esta situación veremos si hay una caída en la demanda, por ejemplo, de vivienda, de automóviles, entre otros artículos menos esenciales. El reto está en cómo mantener el abastecimiento los productos básicos y cómo dinamizar o no frenar el consumo y mantener la actividad económica, todo ello naturalmente con las medidas de contención y protección.

El reto está en cómo mantener el abastecimiento los productos básicos y cómo dinamizar o no frenar el consumo y mantener la actividad económica, todo ello naturalmente con las medidas de contención y protección.

¿En este momento se están viendo cierres de plantas?

Estamos aprendiendo y asumiendo unas lecciones y buenas prácticas en cuanto a aislarnos en nuestros hogares, pero sin afectar esas necesidades básicas. Estamos en cualquier caso conversando permanentemente con el Gobierno y las autoridades locales, para que en esas cuarentenas o restricciones que están dando a las personas se tenga en cuenta que hay muchas empresas. La industria plástica tiene que seguir operando tomando las precauciones que sean del caso. 

También sobre la importancia de no dejar caer mucho el consumo, que puntualmente puede desencadenar en un cierre de comercio o una caída en los ingresos de las personas o incluso una situación más complicada en cuanto a empleo, que podría tener consecuencias bien complejas. Estamos afrontando la situación para asegurar el abastecimiento, en algunos casos haciendo simulacros y viendo cómo podrían funcionar otros esquemas de aislamiento sin afectar la producción de bienes.

Hay una caída drástica en los precios del petróleo, ¿Estamos esperando que también los precios de materias primas y la industria plástica caigan?

Yo creo que es un escenario muy factible, es un conjunto de variables todas al mismo tiempo: la caída en los precios del petróleo, posiblemente una caída en la demanda de artículos plásticos y también de pronto algunas restricciones en cuanto a la oferta, por las plantas que bajen su operación, producto de esta situación.

Pienso que el precio del petróleo es el factor más relevante en ese frente y estimamos que pueda haber una caída en los precios de las materias primas. 

Hemos visto un crecimiento en la demanda de plásticos de un solo uso, incluso en algunos en algunas ciudades se ha revisado la medida de evitar bolsas para tratar de contener el esparcimiento del virus ¿Qué opina de esta tendencia? 

Creo que es importante valorar lo que significan los plásticos en una situación como la actual, cuando uno piensa en medidas de prevención de contagio inevitablemente piensa en los plásticos: hay que depositar los residuos peligrosos en las bolsas para evitar su contagio. Si hay personas que tienen la enfermedad, tienen que ser muy cuidadosas, depositar sus residuos adecuadamente, sellar las bolsas para que no se contraiga totalmente, el producto óptimo para hacer esto es en un material plástico.

También hay que considerar el uso de cubiertos, vasos, platos por ejemplo en hospitales o cárceles, pero también en establecimientos de comercio, entre otros lugares. Ese producto plástico limpio, inocuo, impermeable es un buen mecanismo para evitar el contagio, especialmente en lugares donde por ejemplo no hay acceso a agua potable y eso ocurre en muchos países de América Latina . 

Aunque no ha estado en el centro de la discusión, uno piensa en el tapabocas, en los guantes, las batas de los médicos, las jeringas, todo plástico, porque es donde ese material por sus condiciones resulta favorable. 

Y finalmente en este momento las personas también están valorando mucho poder tener productos agropecuarios que estén bien empacados, porque así uno asegura que tuvieron un proceso de limpieza en la planta y después fueron protegidos en condiciones inocuas para su consumo futuro. Entonces esos empaques en plástico, además de alargar la vida de los alimentos, también están dando las condiciones adecuadas.

En este momento las personas también están valorando mucho poder tener productos agropecuarios que estén bien empacados, porque así uno asegura que tuvieron un proceso de limpieza en la planta y después fueron protegidos en su condiciones inocuas para su consumo futuro.

Creo que es importante el mensaje, es una reflexión a las posibles consecuencias que pueden tener ciertas decisiones a nivel del mercado, lo más importante hacia futuro es pensar en que existe un reto en la gestión de los residuos plásticos, pero qué esa solución se puede dar a través de la economía circular y reciclaje, y el aprovechamiento de los residuos de estos materiales.

COVID-19:
LA INDUSTRIA RESPONDE

Cortesía Stratasys y TridiMx.

Pese a la gran afectación económica que se espera como consecuencia de la pandemia global, el sector industrial trabaja adaptándose a la nueva realidad. Este cambio se manifiesta en cinco megatendencias, que seguramente llegaron para quedarse. 

Una encuesta recientemente publicada por la Asociación Nacional de Fabricantes de Estados Unidos (NAM, por sus iniciales en inglés) revela los efectos y el estado de la industria a medida que se desarrolla la pandemia del COVID-19.

El documento refleja cómo las empresas manufactureras están lidiando con los efectos del COVID-19 en sus economías, cadenas de suministro y sus operaciones. 

Los resultados arrojados por la encuesta, que se realizó en el periodo comprendido entre el 28 de febrero y el 9 de marzo, fueron los siguientes:

  • El 78.3% de los encuestados considera que el COVID-19 tendrá un impacto negativo en las finanzas de sus empresas.
  • El 53.1% de los fabricantes anticipa un cambio en sus operaciones en los próximos meses.
  • El 35.5% dice que ya se enfrenta a interrupciones en la cadena de suministro.
  • El 50,8 % de los fabricantes tiene un plan de emergencia para su empresa y sus empleados para afrontar la crisis.

Pese, sin embargo, a los grandes desafíos que enfrentará la industria en el próximo trimestre, esta pandemia ha generado nuevas dinámicas, que predeciblemente transformarán la producción industrial. A continuación listamos cinco megatendencias, resultado de esta coyuntura: 

Impresión 3D para fabricación

Varias iniciativas se han generado a nivel local en los países y en las empresas para fabricar componentes de protección personal con tecnología de manufactura aditiva. Poder responder inmediatamente a las necesidades del personal médico y reabastecer áreas económicas que han sido desatendidas por la ruptura temporal de la cadena de suministro son ventajas que hoy se aprecian más que nunca de la manufactura aditiva. Resulta interesante la formación de redes de trabajo, donde diseñadores, consumidores y fabricantes trabajan mancomunadamente, como en la iniciativa “aditiva por México”. 

Cambios en cadena de suministros

La cadena de suministro y abastecimiento fue una de las que primero recibió el coletazo del coronavirus, al someter a China a cierre de fábricas y retraso de entregas. Varias iniciativas impulsan la fabricación local, sobre todo en el sector industrial mexicano. Los fabricantes de maquinaria locales se ven favorecidos al garantizar abastecimiento y soporte de ingeniería en sitio. Otra consecuencia esperable de esta situación es la acumulación de inventarios, pues los fabricantes previsiblemente tenderán a aprovisionarse de productos críticos para su cadena de abastecimiento, aumentando los costos logísticos y con ello los precios al cliente. 

Para el segundo trimestre del año se está esperando que los mercados de artículos electrónicos diversifiquen de manera acelerada su cadena de suministro. El impacto será un retraso en el desarrollo de productos para tecnología 5G. 

Manufactura de bienes esenciales

Como sucede en tiempos de guerra, las empresas dejan de lado su “core business” para fabricar suministros necesarios en la coyuntura. Mascarillas, elementos de protección personal para los médicos y materiales de aislamiento para atender casos críticos son algunos de los productos que las empresas están empezando a suministrar. Incluso grandes armadoras, como Ford y Tesla, están participando en la fabricación de ventiladores y equipos médicos. Esta diversificación en la producción abrirá, seguramente, nuevos mercados y oportunidades de negocio una vez la crisis amaine, y sin duda flexibilizará y ampliará los proveedores en la cadena de suministro de bienes de consumo médico. 

Fortalecimiento del sector de empaques

En el consumo, la industria de alimentos está experimentando un auge, y con ello también la industria de empaques. La caída de precios del petróleo probablemente favorecerá la reducción de costos de materiales plásticos, lo que impulsará aún más su demanda. Los plásticos de un solo uso, que venían siendo fuertemente cuestionados, han mostrado su valor en esta pandemia. Por lo que se espera que, en lugar de su prohibición, se analicen alternativas de cierre de ciclo que permitan solucionar el problema de contaminación a largo plazo. 

Virtualización del trabajo

La interacción virtual, el uso de plataformas y la capacitación en línea ganaron terreno, y seguramente de ahora en adelante se aprovecharán mejor en beneficio de la globalización y del uso eficiente del tiempo.

STRATASYS ACELERA LA PRODUCCIÓN
DE EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL IMPRESO EN 3D


Cortesía Stratasys.

Stratasys Ltd. (NASDAQ: SSYS) anunció una movilización global de los recursos de impresión 3D de la compañía y su experiencia para responder a la pandemia del COVID-19, que abarca Stratasys, GrabCAD, Stratasys Direct Manufacturing y la red de socios con capacidad de impresión donada de todas las regiones. El enfoque inicial está en ofrecer miles de protectores faciales desechables para uso del personal médico.

En los Estados Unidos Stratasys ha establecido una meta inicial de producir 5,000 protectores faciales sin costo alguno para los destinatarios. Esto incluye tanto el marco impreso en 3C y una cubierta plástica transparente que cubre toda la cara. La compañía tendrá la capacidad de escalar a un ritmo de producción aún más rápido.

Cualquier taller de impresión 3D en los Estados Unidos que desee ayudar a imprimir los marcos plásticos, puede llenar un formato en línea online form para ser invitado a unirse a este esfuerzo. La compañía también publicó las instrucciones completas de impresión y ensamblado en su página de respuesta a COVID-19 COVID-19 response page.

Uno de los principales hospitales del mundo le dijo a Stratasys que ellos utilizan 1,530 protectores faciales disponibles cada semana incluso sin la oleada creada por el COVID-19 y que tiene un inventario disponible de seis días incluso con el impulso creado con la pandemia. 

Stratasys dijo que el líder en tecnología médica de Medtronic y Dunwoody College of Technology, con sede en Minneapolis ofrecerá apoyo para el material de protección de plástico.

“Nos sentimos honrados por la oportunidad de ayudar. Vemos la manufactura aditiva como una parte esencial de la respuesta a la epidemia global del COVID-19”, dijo el Director General de Stratasys, Yoav Zeif.  “Las fortalezas de la impresión 3D de estar en cualquier lugar, imprimir virtualmente cualquier cosa y la adaptación sobre la marcha lo convierten en una capacidad para ayudar a abordar la escasez de piezas relacionadas a escudos, máscaras y ventiladores entre otras cosas.  Nuestra fuerza laboral y socios están preparados para trabajar las veinticuatro horas del día para satisfacer las necesidades de las impresoras 3D, materiales, incluidos los materiales biocompatibles y las piezas impresas en 3D”. 

Stratasys tiene decenas de impresoras 3D profesionales disponibles para aplicar al desafío de producir protectores a escala, especialmente en sus instalaciones de fabricación directa Stratasys Direct Manufacturing, con sede en Eden Prairie, Minnesota, Austin, Texas y Valencia, California.  Varios fabricantes grandes e instituciones educativas con impresoras 3D de grado de producción han donado su capacidad para ayudar. Entre estos se encuentran el Wentworth Institute of Technology en Boston, Queensborough Community College en la Ciudad de Nueva York, y el Savannah College of Art and Design en Savannah, Ga.

Stratasys ha creado una página web donde las compañías pueden solicitar productos impresos en 3D para ayudar en la crisis, ofrecer la capacidad de impresión 3D o solicitar impresoras 3D o materiales para fines relacionados a lo médico o a la seguridad.

La compañía también está planeando responder a la crisis de maneras adicionales.  Una iniciativa guiada por los residentes de anestesiología del Hospital General de Massachusetts llamada CoVent-19 Challenge  planea pedir a los ingenieros y diseñadores que ayuden a desarrollar un ventilador de despliegue rápido y otras soluciones innovadoras para la escasez de ventiladores y Stratasys planea apoyar el reto y promoverlo a través de la comunidad GrabCAD o más de 7 millones de diseñadores profesionales, ingenieros, fabricantes y alumnos.

“A nivel global, estas últimas semanas han representado un reto en todos los sentidos. Afortunadamente, la manufactura aditiva, a través de las empresas y representantes que pertenecen a esta industria, han respondido positivamente a este problema al invertir tiempo, conocimiento y recursos para satisfacer las necesidades de suministro que han surgido con esta pandemia”, compartió Carlos Ramírez, Territory Manager para Stratasys México y Caribe.

CORONAVIRUS: UN CAMPANAZO
PARA LA CADENA DE ABASTECIMIENTO

Dra.-Ing. Laura Flórez, directora de contenido de Tecnología del Plástico.

Con lo acontecido recientemente, es probable que las empresas busquen nuevos proveedores y que vuelvan a almacenar suministros claves. China, sin embargo, seguirá creciendo, porque el mercado más grande del mundo será Asia. 

La crisis del coronavirus diversificará la cadena de suministro. Sin embargo, nadie se desprenderá totalmente de China. Esta es la visión del columnista de la Deutsche Welle, Frank Sieren. En un artículo publicado el 19 de marzo, el prestigioso medio resalta cómo el coronavirus ha roto las cadenas de suministro a nivel mundial.

Cerca del 80% de las compañías manufactureras se han visto de alguna forma afectadas. Bien sea porque no se pueden producir o despachar ciertos productos, o porque los contenedores no pueden llegar. Algunas empresas incluso han solicitado suministros en vía área. 

Pero, a decir del ministro de economía Francés Bruno Le Maire, todo esto responde a la manera “descontrolada e irresponsable” en que el mundo se ha vuelto dependiente de China. En Alemania, el ministro de salud Jens Spahn ha resaltado la necesidad de dejar de depender de China en el suministro de medicamentos. 

Es probable que después de esta crisis nadie quiera poner todos los huevos en la misma canasta. Para las empresas no tendrá sentido concentrar toda su producción en una sola región. Aún más importante es la logística de almacenamiento, pues los productores pensarán más en almacenar recursos críticos. Esto hará los productos más caros. 

Pero los clientes pronto olvidarán la crisis y se centrarán nuevamente en su bolsillo. Y allí es donde China vuelve a ser importante. “La importancia de China como lugar de producción y mercado de ventas crecerá en los próximos años. Quizás ya no se produce tanto en China para Europa, sino más aún para China y Asia, también de parte empresas alemanas”, afirma Sieren.

El columnista afirma también que en industrias como la electrónica, la industria automotriz, la ingeniería mecánica o la química, China está por delante de la mayoría de los demás países porque las instalaciones de producción y sus cadenas de suministro son relativamente nuevas y, por lo tanto, muy eficientes. “Es muy probable que otros países de Asia hagan lo mismo. A este respecto, se puede reducir la dependencia de China”. Pero la dependencia permanecerá en Asia. 

CORONAVIRUS:
10 OPORTUNIDADES EN MEDIO DE LA CRISIS

Laura Flórez, directora de contenido de Tecnología del Plástico.

Esto es una crisis. Es solo una crisis. No es la primera y tampoco será la última. Pero es la primera vez que tenemos tantos medios retumbando en simultáneo en nuestra cabeza, como si tuviéramos diez altoparlantes dirigidos a nuestra cara con el mismo ruido amplificado en diferentes canales. 

Las redes sociales han cambiado para siempre la forma en la que se comparte información, y es nuestra primera experiencia de crisis con tanta información, y con la capacidad de compartir opiniones y sentimientos con tantas personas en tiempo real. Es por esto que los vientos resuenan tan alto.

Pero… hay algo que es común a todas las crisis: y es que van a tener un final. Todo va a pasar. Todo esto va a ser historia, en algún momento. Así que no perdamos la perspectiva y sepamos que, si bien no todo está bajo nuestro control, nuestra actitud y nuestras decisiones sí lo están. El tiempo va a pasar, y de nosotros depende hacer algo productivo de él. Así que acá comparto algunas ideas para enfrentar y aprovechar esta coyuntura. 

  1. Estructurar el trabajo: una de las grandes verdades de las crisis es que con cada una vienen también grandes aprendizajes. El teletrabajo, o la necesidad de acortar los presupuestos, nos hacen ser más conscientes de la forma en la que estamos empleando el recurso actual. Aprovechemos el teletrabajo para comunicar mejor los pendientes de cada proyecto, para planear mejor las reuniones. Ya no tenemos la oportunidad de tener a todo el equipo cara a cara en cualquier momento, así que tenemos que ser más eficientes y planear las reuniones con anticipación y con metas claras. Tendremos que aprender a hacer más con menos. Tendremos que comunicarnos mejor, ser creativos para responder a los retos. Esto de seguro nos va a dejar aprendizajes y nos va a hacer más eficientes. 
  2. Explorar nuevos mercados: la situación del mercado actual y el cierre de mercados naturales exigirán creatividad del equipo, para salir a buscar nuevos clientes. Pongamos las redes sociales a nuestro servicio, seamos creativos en los productos y servicios que podemos ofrecer. Vamos a salir gratamente sorprendidos y fortalecidos con un portafolio de clientes y de productos más amplio. 
  3. Atender a nuestros clientes: el proceso de captura de clientes es más arduo y costoso que el proceso de venta a los que tenemos ya cautivos. Así que, aun si hoy en día no podemos facturar algo inmediatamente de nuestros clientes, sepamos que mantenerlos será una inversión en el futuro. Busquemos la forma de apoyarlos, comunicarnos con la excusa de productos o servicios que les hayamos vendido anteriormente y  aprovechemos esta oportunidad para tener retroalimentación sobre lo que han obtenido de los productos o servicios que ya hemos suministrado. Acá también hay lecciones aprendidas, y de seguro habrá clientes satisfechos que volverán a nosotros en el futuro. 
  4. Capacitarse: si cancelamos viajes, si cancelamos reuniones o si sencillamente estamos teniendo tiempos muertos porque no hay suficientes proyectos para ejecutar, usemos estos espacios para capacitación. Bien sea buscando los servicios de proveedores externos en línea o dando espacio a capacitaciones internas, donde uno de los miembros del equipo le cuente a los demás lo que está haciendo. 
  5. Impulsar la creatividad: estamos dando a nuestros empleados tiempo para estar a solas, consigo mismos, en casa. Este cambio en las dinámicas seguramente les permitirá identificar nuevas formas de hacer las cosas o identificar nuevos flujos de trabajo que puedan mejorar la manera en la que trabajamos actualmente. Abramos el canal para preguntar: ¿Qué tal fue ese proyecto? ¿Qué te hizo falta para terminar más rápido tal tarea? ¿Hay algo que podamos mejorar? Buscar esos espacios de retroalimentación y generar cercanía nos permitirá actuar de manera más eficiente en la labor de gestión y gerencia y posiblemente identifiquemos nuevos talentos, conozcamos mejor a las personas o logremos generar nuevas ideas. 
  6. Control de planta remoto: hoy más que nunca cobra sentido tener herramientas de control de piso y de monitoreo 4.0 que permitan ver en casa lo que está ocurriendo en verdad en la planta. Podemos dedicar un tiempo a explorar las alternativas existentes, y tener la disciplina de extraer los datos que antes probablemente mirábamos de manera presencial. Este tipo de prácticas van a cambiar la forma en la que manejamos hoy en día la información y nos pueden dar un gran retorno hacia el futuro. 
  7. Hacer más eficiente la comunicación: tener que comunicarnos por email posiblemente no va a ser lo más eficiente. Pero hoy en día hay una gran cantidad de herramientas virtuales que permiten visualizar un proyecto, acopiar en la nube los archivos necesarios, tener trazabilidad y centralizar los comentarios. Este tipo de herramientas pueden ayudarnos a mejorar el seguimiento de indicadores y pueden dejar rastro de la eficiencia de cada proceso y empleado. Todo esto juega a nuestro favor y nos va a permitir salir de la crisis fortalecidos. 
  8. Mejorar la interacción del equipo: mantenernos unidos, mostrar empatía, mantener una comunicación franca y abierta y liderar a través del ejemplo son la mejor forma de enfrentar cualquier crisis. Los empleados que están en planta pueden sentirse bien tratados y cuidados si tenemos las medidas de higiene a disposición, si escuchamos sus miedos, si nos ven y nos sienten a su lado. Los empleados que están en casa pueden mantener la moral si estamos en contacto recurrente y compartiendo mensajes que les hagan sentir que no están solos. Esta es una excelente oportunidad para fortalecer la lealtad hacia la organización y para que el equipo se sienta motivado y unido. 
  9. Mejorar nuestros hábitos personales: no tener el estrés del transporte diario o de la “reunionitis” en la oficina hace que el trabajo en nuestro día a día fluya de manera diferente. Al  principio de cada día es importante plantearse las tres tareas con más alta prioridad, y que no pueden dejar de hacerse. Al final del día, es importante dejar anotadas las tareas que son mandatorias para la siguiente jornada. Y no olvidar que somos humanos, y que nuestra mente necesita paz, ejercicio, oxigenación y alimentación. Cambiar de rutina es una gran oportunidad para mejorar también como personas.
  10. Mantener la calma: perder el control, angustiarnos, pensar en el futuro como si fuera una avalancha, no va a aportar nada a mejorar la situación. Así que lo mejor que podemos hacer es analizar el presente y tomar decisiones a partir de la información que tenemos a la mano. ¿Va a haber consecuencias económicas? Por supuesto. Pero no van a ser letales. La industria va a seguir, y nosotros también dentro de ella, así que tengamos la cabeza fría de ver, día con día, en qué dirección se va moviendo la marea y ajustemos así el timón del barco. Pero solo cada ola va a mostrar la dirección correcta, así que tenemos que esperar a cada ola.
CRÉDITOS

Proyecto:

Tecnología del Plástico / Editorial / Digital

Editor

Dr.-Ing. Laura Flórez

Coordinación Editorial

Carlos Rodríguez

Infografías

Rubén Suárez y Jirdy Murillo

Diseño digital

Johan Encarnación

Desarrollo

Marisol Ruiz

Dirección digital

Andrés Barajas